Negroni, el clásico que nunca pasa de moda

Se cuentan diferentes historias sobre la procedencia de este cóctel, pero la que más adeptos cosecha es la que cuenta que proviene del conocido conde Camillo Negroni quien, allá por los años 20 del siglo pasado, frecuentaba el conocido Caffè Casoni de Florencia. Allí había mucha afición por los combinados, pero el cóctel de referencia entonces era el Americano, creado por Cesare Campari. Un buen día, Negroni decidió pedir que añadieran un nuevo componente al cóctel más popular, la ginebra. Fue así como nació el Negroni.

Podemos decir que el Negroni es todo un clásico, pero nunca ha dejado de estar de actualidad. No hay bartender que se precie que no lo prepare con asiduidad a sus clientes. La cantidad de referencias de alcohol y las innumerables posibilidades que ofrece la mixología han hecho que broten nuevos talentos y se profesionalice de nuevo un sector, que por allá por los inicios del siglo XX estaba en su más alto apogeo. La vuelta a la tradición está en auge y el Negroni se ha subido al tren de la tendencia para deleitar a sus adeptos.

Grandes profesionales de la mixología han escogido nuestro Rojo Amargo de Padró & Co. como el vermut ideal para elaborar un Negroni. Ellos lo tienen muy claro, la potencia amarga del Rojo Amargo compite en igualdad de condiciones con el Campari, creando así un ciclón de sabor inigualable para quien reconoce esta bebida como el rey de los cócteles.

La receta del Negroni es sencilla: 1/3 de ginebra, 1/3 de bitter Campari y 1/3 de Vermouth Rojo Amargo Padró & Co. Todo bien mezclado, con hielo, un twist de naranja y servido en vaso mediano o copa de cóctel. Pero como siempre, la magia empieza en las manos del coctelero.