Los botánicos y sus beneficios para la salud

Las plantas forman parte de la farmacología más antigua, con ellas podemos tratar multitud de dolencias. En otras ocasiones hemos hablado de las hierbas que contiene el vermut y su importancia a la hora de ayudar en la función digestiva.

En este caso, hablaremos de las plantas y raíces que pueden ayudarnos con la mala circulación. Con la llegada del verano y el calor sofocante, la circulación sanguínea se complica y se propicia la retención de líquidos. Además de los remedios más conocidos como: beber agua en abundancia, hacer ejercicio físico, poner las piernas en alto y bajar el nivel de sal en las comidas; también existen otras maneras de luchar contra la retención de líquidos y la mala circulación.

En la fórmula del vermut encontramos gran variedad de botánicos beneficiosos para la salud. Además de los que nos ayudan a mejorar la digestión, también hallamos botánicos que favorecen la circulación sanguínea y ayudan a eliminar líquidos.

El boldo, el enebro, el tilo, el jengibre y el diente de león son algunos de los botánicos que encontramos en el vermut y que tienen principios activos muy interesantes para la salud, aquí os los comentamos:

  1. Boldo: se utilizan sus hojas por su composición en alcaloides, flavonoides y eucaliptol. Se emplea por sus efectos diuréticos y como eficaz colagogo en las disfunciones biliares.
  2. Enebro: el olor de sus bayas es altamente aromático y balsámico. Del enebro se utilizan las hojas, los frutos y la corteza. Se usa principalmente para: mejorar la eliminación de líquidos, las infecciones urinarias, eliminar el ácido úrico, ayudar con la diabetes y bajar moderadamente la tensión arterial.
  3. Tilo: de manera terapéutica se utilizan las flores y la segunda corteza de las ramas. Sus flores tienen efectos hepatoprotectores, estiespasmódicos y ligeramente sedantes. También ayuda a bajar la tensión arterial y disminuye los espasmos digestivos.
  4. Jengibre: es uno de los tubérculos con más propiedades del planeta, nombraremos ahora solo algunas de ellas. Mejora la circulación sanguínea, favorece la digestión, tiene acción antiinflamatoria y analgésica.
  5. Diente de León: se emplea como colerético y colagogo, disuelve y elimina los cálculos biliares. También es un excelente diurético, se utiliza contra el estreñimiento, la arterioesclerosis, el reumatismo y la gota.

La manera más eficaz de preparar estas hierbas y plantas medicinales es en infusión, de esta manera aprovecharemos al máximo todas sus propiedades.